¿Qué es la ansiedad social y qué puedes hacer para combatirla?

Erróneamente visto por muchos como solo ‘timidez’, el trastorno de ansiedad social es un miedo abrumador y a largo plazo a las situaciones sociales. Se manifiesta como un miedo intenso a ser observado, juzgado o humillado. Estos miedos se vuelven tan extremos que interfieren con nuestra vida diaria.

¿Cómo se siente el trastorno de ansiedad social?

Lo que puede parecer una actividad ‘cotidiana’ para uno, llenará de miedo extremo a alguien que lucha contra la ansiedad social. Actividades como contestar el teléfono, ir al supermercado o tropezar con un conocido son aterradoras.

Si te sientes atrapado por este tipo de miedos, es importante que sepas que no estás solo. El trastorno de ansiedad social, o fobia social, es una de las formas más comunes de trastorno de ansiedad y hasta el 13 % de la población general experimenta ansiedad social en algún momento de su vida.

Las personas que experimentan ansiedad social a menudo tienen más probabilidades de experimentar otros problemas de salud mental, como mal humor, depresión y trastorno de pánico.

Síntomas de la ansiedad social

Síntomas cognitivos:

  • Preocuparse mucho por hacer el ridículo frente a los demás.
  • Sentirse muy ansioso antes de entrar en una situación social.
  • Pensar que los demás notarán tu ansiedad.
  • Temiendo situaciones en las que no conoces a la gente.
  • Temiendo los próximos eventos.
  • Preocuparse por ser juzgado por otros.
  • Obsesionarse con las cosas vergonzosas que te pueden pasar.
  • Incapaz de decir o hacer las cosas que quieres.
  • Diseccionando cómo actuaste en una situación social, después del hecho.

Síntomas físicos:

  • una boca muy seca
  • transpiración
  • rubor
  • palpitaciones y latidos del corazón
  • ganas de orinar o abrir los intestinos
  • sensación de entumecimiento u hormigueo en los dedos de manos y pies, que puede ocurrir cuando respira demasiado rápido
  • sacudida
  • tension muscular
  • tartamudez

Síntomas conductuales:

  • evitar situaciones sociales
  • escapando
  • necesitar que un amigo, padre o pareja esté contigo en todo momento
  • usando comportamientos de seguridad
  • beber alcohol u otras sustancias
  • evitando el contacto visual
  • sin decir nada personal
  • haciendo demasiadas preguntas

El trastorno de ansiedad social tiene dos distinciones principales. Las dos manifestaciones principales del trastorno de ansiedad social son la fobia social general y la fobia social específica.

Fobia social general

Si lucha con la fobia social general, puede experimentar angustia en una amplia gama de situaciones. Esto puede presentarse de muchas maneras, incluyendo:

  • Preocúpate de que otras personas te miren y escudriñen lo que estás haciendo.
  • No le gusta que le presenten a otras personas.
  • Miedo a entrar en tiendas o restaurantes.
  • Preocupación por comer o beber en público.
  • Lucha por ser asertivo.

Fobia social específica

Si lucha con una fobia social específica, es posible que su ansiedad solo se presente en una situación específica.

Ejemplos de esto podrían incluir el miedo a hablar en público, miedo escénico en general, o tratar con figuras de autoridad. Puede ser, que fuera de estas situaciones específicas, no te dejes dominar por tu ansiedad. Pero, cuando se pone en la situación, puede ser debilitante.

Aquí hay cuatro estilos de pensamiento inútiles que alimentarán la ansiedad social:

1. Lectura mental

Esto es cuando asumes que sabes lo que otras personas están pensando. Para protegernos de lo que tememos es lo peor, la mente ansiosa anticipa lo que otros pueden estar pensando de nosotros, y en la mayoría de los casos es negativo.

2. Adivinación

Aquí es donde tu ansiedad cree que puede predecir el futuro. Lo que esto realmente significa es que asumes que sucederá lo peor. La adivinación exacerba tus procesos de pensamiento ansiosos incluso antes de que estés en la situación.

3. Catastrofismo

Aquí es donde nuestra ansiedad nos hace sacar las cosas de proporción. Por ejemplo, si la gente nota que estás nervioso, o se nos olvida qué decir, el mundo se acabará.

4. Personalización

Esto es cuando nuestra ansiedad asume que las personas se enfocan negativamente en nosotros o que las conversaciones privadas de las personas son sobre nosotros.

Maneras de combatir la ansiedad social

autoayuda

El primer paso para hacer un cambio es aceptar que las cosas deben cambiar. Al reconocer su propia ansiedad, se encuentra en una posición más sólida para desafiarla.

Trata de observar lo que está pasando en tu mente, qué situaciones te disparan más y cómo te comportas cuando te disparan. Escribir esto puede ser útil. Trate de llevar un diario. Al hacer esto, puede realizar un seguimiento de su progreso y también reconocer sus factores desencadenantes y cuándo podría volver a caer en patrones de pensamiento negativos.

Las técnicas de autoayuda a menudo pueden incorporar aspectos de relajación, reprogramación del pensamiento y exposición a situaciones temidas. Los ejemplos de técnicas de relajación podrían incluir respiración profunda, imágenes guiadas, control de la respiración y técnicas de atención plena.

Terapia cognitiva conductual (TCC)

La TCC se basa en la idea de que la forma en que piensas afecta cómo te sientes y, a su vez, tus sentimientos afectan tu comportamiento. Al desafiar la forma en que piensa acerca de las situaciones sociales que alimentan su ansiedad, podrá establecer nuevos procesos de pensamiento que combatan la ansiedad.

A través de la TCC, un terapeuta trabajará contigo para descubrir cualquier regla, suposición o predicción inútil que alimente tu ansiedad. También le pedirán que describa los síntomas físicos que experimenta y los comportamientos de seguridad que utiliza para evitar o sobrellevar la ansiedad.

A través de la TCC para la ansiedad social, aprenderá a desafiar los pensamientos inútiles que desencadenan la ansiedad. Al ser capaz de capturar el pensamiento y el miedo, puede racionalizarlo y, con el tiempo, reemplazarlo con procesos de pensamiento más equilibrados.

La TCC también te ayudará a enfrentar las situaciones sociales que te abruman, de manera gradual y segura. También le enseñarán herramientas y habilidades para manejar los síntomas físicos para poder sentirse más en control en una situación social.

Las terapias de conversación también son una opción, para una guía suave y un espacio seguro para hablar sobre cómo la ansiedad social está afectando su vida. Encontrar una zona libre de juicios, donde pueda hablar abiertamente sobre sus ansiedades, puede ser un salvavidas cuando comience a enfrentar sus miedos.

Cuando estás luchando, puedes sentir que eres la única persona en el mundo que se siente así, lo que puede hacer que las situaciones sociales sean aún más abrumadoras. Pero tú no estás solo. Es importante recordar que la ansiedad social es una condición de salud mental altamente tratable, y encontrar el terapeuta adecuado es un gran comienzo en su viaje de recuperación.

Los Servicios de Terapia y Consejería de Hope trabajan diariamente con clientes que luchan con la ansiedad social, así como con una variedad de otras formas de ansiedad. Puede que le interese consultar los siguientes recursos escritos por Ian Stockbridge, fundador de ‘Hope’ y su equipo de consejeros y terapeutas.

Comparte este articulo con un amigo

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.