¿Es mi hijo adicto a la tecnología?

Vivimos en un mundo digital. portátiles. tabletas teléfonos inteligentes Televisores inteligentes. Hay tantos dispositivos que ocupan la atención de nuestros hijos. Controlar el tiempo de pantalla es una tarea siempre presente para los padres, pero puede ser complicado porque las pantallas están literalmente en todas partes. El desafío es este: la tecnología no va a ninguna parte. Y ni siquiera estoy sugiriendo que debería hacerlo. Pero con tantos jóvenes obsesionados con las pantallas pegados a sus dispositivos, los padres no pueden evitar preguntarse. . .

¿Es mi hijo adicto?

La respuesta es, no es probable. El término “adicción” tiene una definición muy específica en el mundo de la psicología. Ser adicto a algo significa que hay un cambio químico en el cerebro que te lleva a necesitar más y más de esa cosa para poder funcionar. Por ejemplo, el uso de las redes sociales o los juegos de su hijo tendrían que superar todas las demás actividades (trabajo escolar, participar en deportes, salir con amigos) para calificar.

Además, el uso de la tecnología no es lo mismo que la adicción a las drogas o al alcohol, ya que los dispositivos cumplen un papel importante en la vida de nuestros hijos. Ahora se requiere tecnología para el trabajo escolar y para mantenerse conectado, particularmente durante una pandemia global.

Entonces, lo que parece ser una obsesión por la pantalla también puede ser un reflejo de cómo los preadolescentes y adolescentes de hoy socializan y mantienen la conexión con sus compañeros. Si bien los padres tienen razón al estar preocupados (y tal vez incluso perturbados) por el uso cada vez mayor de la tecnología entre niños y adolescentes, la mayoría de los expertos en la comunidad psiquiátrica no describen lo que la mayoría de los padres ven como una adicción. Eso, por supuesto, podría cambiar.

Sin embargo, me gustaría plantear una pregunta diferente, pero igualmente importante.

¿Demasiado tiempo frente a la pantalla puede afectar negativamente a nuestros niños y adolescentes?

La respuesta simple es sí. Supongo que eso no te sorprende. Pero muchos padres “pobres en tiempo” a menudo no saben qué hacer para ayudar.

Si bien el término “adicción a la tecnología” todavía está en debate, aquí hay algunas señales de que su hijo puede estar demasiado preocupado o desarrollar una relación poco saludable con la tecnología:

  • No pueden entretenerse sin dispositivos tecnológicos.
  • Lanzan grandes colapsos cuando les pides que se desconecten de sus dispositivos.
  • Empiezan a preferir pasar más tiempo en el interior con dispositivos que al aire libre jugando con sus compañeros.

Al pensar en nuestros hijos y la tecnología, podría ser más útil pensar en términos de costos y beneficios. Todos conocemos los beneficios de la tecnología.

Pero aquí hay algunos costos:

El tiempo de pantalla puede hacer que los niños sean más agresivos.

¿Alguna vez le ha dicho a su hijo: “Está bien, amigo, es hora de dejar la tableta y venir a cenar”, solo para encontrarse con un colapso masivo en el que su hijo casi le arroja la tableta? Para mí, noto un claro cambio de humor cuando mis hijos pasan más de una hora con sus tabletas. Se vuelve mucho más difícil para ellos hacer la transición a la cena, a la cama o a cualquier otra actividad. Si bien cada niño es único, algunos estudios muestran que el tiempo frente a una pantalla en realidad puede aumentar los niveles de agresión. Si a sus hijos les cuesta emocionalmente dejar de usar su dispositivo, esto puede ser un indicio de una relación poco saludable con la tecnología.

El tiempo de pantalla puede hacer que los niños se sientan más tristes.

La exposición regular a las pantallas puede dificultar el procesamiento emocional y las habilidades de toma de decisiones de un niño y afectar negativamente su capacidad para mantener el enfoque y la atención. Nuestros cerebros están conectados para participar en actividades que son estimulantes. Los expertos creen que la dopamina, la hormona que te hace sentir bien, juega un papel en el uso de la tecnología. Es menos exigente para Brian verificar los Me gusta de Instagram o el último video de TikTok que participar en actividades que requieren concentración mental como el álgebra. Algunos estudios apuntan a una correlación entre el uso excesivo de las redes sociales y el deterioro de la salud mental. Para las adolescentes en particular, la comparación social constante junto con los comportamientos de búsqueda de retroalimentación se han asociado con la depresión y la ansiedad.

El tiempo de pantalla puede afectar el sueño de los niños.

La primera infancia es una época de rápido desarrollo cerebral. El tiempo de pantalla excesivo no solo puede dañar el sentido de autoestima de un niño, sino también su sueño. Se han realizado estudios que demuestran que la luz azul que emite la pantalla de nuestros dispositivos móviles puede ser muy dañina y contribuye a la falta de sueño e incluso al insomnio. Solo dos horas en su dispositivo antes de acostarse puede suprimir la hormona que nos hace sentir somnolientos llamada melatonina. El tiempo frente a una pantalla puede agotar la energía de nuestros niños y adolescentes y causar una interrupción crónica del ciclo de sueño y vigilia de nuestro cuerpo, también llamado ritmo circadiano. Esta interrupción puede afectar nuestro sueño y estado de ánimo. Todos sabemos lo que sucede cuando nuestros hijos (o nosotros) no descansan lo suficiente.

El tiempo frente a la pantalla significa menos tiempo al aire libre.

Las aplicaciones, las redes sociales y los videojuegos están diseñados específicamente para mantenernos comprometidos durante largos períodos de tiempo. Y un consumo excesivo de pantallas significa menos tiempo al aire libre. Cuando los niños interactúan con la naturaleza, reduce el estrés, disminuye la agresión y ayuda con la concentración y el enfoque. Los expertos dicen que el tiempo frente a la pantalla hace lo contrario de lo que hace la naturaleza. Si bien dar un paseo por la naturaleza nos calma y relaja, pasar demasiado tiempo frente a una pantalla puede amplificarnos. Una cantidad excesiva de tiempo dedicado a los dispositivos es tiempo que nuestros hijos no dedican a explorar el mundo y relacionarse con otros humanos. Algunos estudios muestran que los adolescentes que usan mensajes de texto como su principal medio de comunicación eventualmente demuestran habilidades de comunicación cara a cara deficientes. En otras palabras, se trata del costo de oportunidad. La atención a la tecnología aleja a los niños y adolescentes de otras actividades que son más significativas para el desarrollo, como socializar con sus compañeros en persona y explorar intereses personales.

¿Qué puede hacer para ayudar a su familia a mantenerse saludable?

Si su niño o adolescente está experimentando cualquiera de estas cosas, puede ser hora de volver a evaluar el uso de la pantalla. La clave es establecer límites apropiados.

Aquí hay algunas recomendaciones que a menudo comparto con los padres:

  • Evite ofrecer un dispositivo cuando su hijo diga que está aburrido. Más bien, ayúdela a idear otras actividades divertidas (por ejemplo, manualidades, rompecabezas, hacer una tarjeta para un amigo enfermo) que puedan beneficiarla a ella o a otra persona.
  • Insista en fechas de juego sin dispositivos. En cambio, anime a sus hijos a explorar el parque, el zoológico o andar en bicicleta o scooter.
  • Pídale a su preadolescente y adolescente que lo invite a su mundo de redes sociales. Mire sus feeds y obtenga más información sobre las cuentas que siguen.
  • Haga cumplir las reglas de tiempo de pantalla para toda la familia. Tenga como regla que todos los miembros de la familia apaguen o guarden todas las pantallas al menos una o dos horas antes de acostarse.
  • Supervise lo que ven sus hijos. Ayúdelos a comprender que lo que ven en los videojuegos o en las redes sociales no siempre es cierto o real.
  • La tecnología tiene muchos beneficios. Ayude a su hijo a seguir cuentas y usar aplicaciones que mejoren su bienestar. Por ejemplo, Actualmente: un diario de gratitud es una aplicación que invita a los usuarios a escribir sobre lo que agradecen cada día.
  • Modele hábitos saludables frente a la pantalla. Los adultos que se dejan llevar por la era de las redes sociales pueden conducir a una crianza distraída y desconectada. Intente desintoxicarse de las redes sociales y anime a su niño o adolescente a hacer lo mismo.

Es importante tener en cuenta que lo que algunos padres perciben como una “adicción” es un comportamiento que oculta problemas de salud mental, como ansiedad social, desesperación o depresión. Si nota cambios en el estado de ánimo que resultan del uso excesivo de las redes sociales o los videojuegos, o si cree que su hijo puede tener problemas de salud mental, llame a su pediatra o programe una cita con un terapeuta de salud mental.

Curso de crianza de los hijos en un mundo tecnológico por Parent Cue

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.