El poder de notar – Directorio de Consejería

Es un día frío de invierno y nada va bien. La vida se siente mundana en el mejor de los casos, agotadora en el peor, por decir lo menos. No hay nada que esperar en el horizonte y las noticias son todas malas.

Todos debemos haber tenido momentos como este, tal vez sea la vida para ti en este momento. Últimamente, he oído decir en más de un cuarto que ‘seguir adelante es un logro en sí mismo’. Me he encontrado preguntándome, sin embargo, ¿es este el objetivo? ¿No queremos a veces simplemente parar y descansar? Descansa de la necesidad de hacer tanto, y de todas las voces y creencias a las que estamos tan acostumbrados que las damos por sentado como la forma en que tienen que ser las cosas.

Autocuidado

Hoy en día abundan los consejos de autocuidado en artículos como este, podcasts, libros. Estamos recibiendo el mensaje de que cuidar nuestro bienestar tanto mental como físico, nuestra salud emocional y nuestra forma física, es fundamental para ayudarnos a seguir adelante y, aún más, para ayudarnos a estar bien y hacer bien.

A veces, consejos como caminar en la naturaleza, escribir un diario, hablar con un amigo, hacer algunos ejercicios de poder mientras espera que la tetera hierva, dan en el clavo. Pero debo admitir que a veces puede sentirse como otra presión, más para encajar en un horario apretado, algo más en lo que continuar, sin importar que la habilidad sugerida para mejorar la vida esté diseñada para ser eficiente en el tiempo y fácil de usar.

A veces, es todo más de lo que podríamos tener la energía o la voluntad para asumir.

Hay un sketch de comedia que a veces se muestra a los terapeutas en formación en el que un cliente visita a un consejero por primera vez. A cada dificultad que plantea, la respuesta inmediata de la consejera es: “¡Basta!” Es muy divertido porque es la antítesis total de lo que ocurre en la relación terapéutica. Sin embargo, en cada buen consejo o sugerencia sensata sobre la promoción de su bienestar y cuidado personal se encuentra la noción oculta de que debe: ‘¡Basta!’ Deja de hacer lo que sea que estés haciendo, deja de hacer nada que no estés haciendo, y toma esta acción o creencia en su lugar.

Por supuesto, somos libres de elegir. Todo lo que hay ahí fuera es una ofrenda, hecha con generosidad, y podemos caminar por el camino que queramos en el bosque, incluso si implica tropezar con los árboles. Pero he aquí otra sugerencia: no te detengas necesariamente, sino que empieces. Empieza a notar

Empieza a notar

¿Qué es lo que ya te mantiene en marcha? ¿Es el sonido que elegiste para tu despertador matutino? ¿Es la sonrisa del vecino que realmente no conoces pero con el que siempre compartes un saludo cuando te cruzas? ¿Es la taza de té y diez minutos con una revista que te permites a media mañana?

Quizás es el momento en que te das ese mantra, el que has desarrollado a lo largo de los años. Tal vez sea el hecho de que te preocupas por las personas en tu vida, o lo que crees acerca de lo que estás haciendo con tu tiempo.

A medida que comience a notar lo que ya está haciendo o experimentando en términos de cuidado personal, puede comenzar a:

  • Relájese un poco, ya que se siente alentado por la forma en que se apoya a sí mismo o los demás lo notan.
  • Date cuenta de lo que más te ayuda y deja más espacio para ello.
  • Experimente lo que puede ser inútil acerca de sus hábitos y formas de pensar actuales y comience a hacer pequeños cambios.
  • Descubra y esté más abierto a sugerencias relacionadas con el bienestar.
  • Esté más sintonizado con el ritmo y el patrón general de su año, trimestre, semana y sus niveles de energía, estados de ánimo y emociones.
  • Sea más amable consigo mismo a medida que comienza a reconocer y valorar sus pequeños logros diarios.

El poder de notar de esta manera nunca pasa de moda. Nos frena, pero de una forma que es enriquecedora. Suena como nada, pero puede conducir a pequeños cambios que tienen un impacto poderosamente positivo. También puede mostrarnos dónde podríamos necesitar más ayuda y darnos la confianza para comenzar a encontrarla.

Lo más importante, viene de dentro. Darnos cuenta de lo que ya estamos pensando, creyendo, haciendo, nos ayuda a ver dónde ya lo estamos haciendo bien, qué nos está funcionando ahora y, sin decirnos que debemos cambiar para tener una vida mejor, ser una mejor persona, es nos hace más capaces de vivir lo mejor que podemos. Nos ayuda a sentirnos un poco mejor con nosotros mismos y un poco más seguros de la amabilidad de aquellos que quieren ayudar.

Lo que viene de adentro siempre es más fuerte que lo que se nos impone, pero cuando nuestra propia conciencia se conecta con una buena sugerencia, una nueva idea o un acto de bondad, los dos juntos pueden sacarnos de un día de invierno a uno con un toque de Primavera.

Comparte este articulo con un amigo

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.