Allanando el camino hacia la satisfacción interior

La satisfacción interior es la aceptación de quién eres, aceptar lo que tienes y dónde estás en la vida en un momento dado. La satisfacción interna es la capacidad de vivir en paz y en el presente, en pleno control de su estado emocional interno, independientemente de los factores externos externos.

¿Qué es el contentamiento interior?

Creo que la satisfacción es la piedra angular para vivir una vida en paz, armonía y equilibrio. Mantener la satisfacción interior también puede reducir sus niveles de estrés, promover el bienestar, desarrollar una mentalidad de crecimiento y una perspectiva positiva hacia la vida, haciendo que la vida sea más placentera. Para mí, vivir contento es vivir en libertad: una libertad para ser quien eres, disfrutar de quien eres y vivir la vida exactamente como eres en ese momento, sin preocuparte por el futuro ni preocuparte por el pasado. Para vivir en el ahora.

Tener satisfacción interna significa que no dependes de personas, cosas materiales, factores externos o circunstancias de la vida para brindarte satisfacción o comodidad. No buscas la felicidad de otras fuentes que no seas tú mismo ni dependes de otros para la felicidad. Poseer un fuerte sentido de satisfacción interna puede ayudarlo a aprovechar al máximo la vida, independientemente de dónde se encuentre. Cuando ha desarrollado un fuerte sentido de satisfacción interna, su perspectiva de la vida no se ve sacudida o cambiada fácilmente por lo que sucede en su entorno.

Por ejemplo, alguien con satisfacción interna podría encontrarse en una situación difícil, sin embargo, sacará lo mejor de lo que hay allí, mientras que si tiene descontento interno, podría estar en las mejores circunstancias y aún encontrar insatisfacción.

El viaje a la satisfacción

El contentamiento no es un destino, es un viaje, es un viaje por el que pasarás toda tu vida y como en cualquier viaje, puede haber obstáculos en el camino, giros equivocados o desvíos. La clave es simplemente continuar en el camino, seguir avanzando, desarrollando nuestra mentalidad a lo largo del camino.

Como humanos, somos dolorosamente conscientes de que la vida está llena de altibajos, la satisfacción interior no detendrá las pruebas y tribulaciones de la vida, sin embargo, lo ayudará a superar cada una y superar los momentos difíciles con resiliencia y mayor facilidad. Es la naturaleza humana catastrofizar situaciones con el resultado de prepararse para ellas, esta puede ser la forma en que el cerebro protege nuestro cuerpo del dolor o sufrimiento emocional. Sin embargo, siento que amplifica nuestro sufrimiento, haciéndonos sufrir dos veces. A veces, hacernos sufrir sin razón, ya que quizás el pensamiento de nuestro sufrimiento es más angustioso que si/cuando ocurre la causa real de nuestro sufrimiento.

Estar contento es también tener la conciencia de saber disfrutar de los altibajos y aprender de los bajos. Poseer este factor protector interno puede ayudar a llevar una vida con menos sufrimiento innecesario, a dejar ir lo que ha sido y la necesidad de controlar lo que está por venir. Implica tanto la entrega como la gratitud y te permite aceptar “lo que es” sin la desesperación de aferrarte a “lo que podría haber sido”.

Allanando el camino a la satisfacción

La satisfacción puede ser muy personal para todos, por lo tanto, le sugiero que dedique un tiempo a la autorreflexión considerando qué es la satisfacción personalmente para usted, considere cómo se siente cuando está satisfecho. ¿Cómo se siente tu cuerpo? ¿Cuál es la emoción primordial que asocias con la satisfacción? ¿Cómo se ve la vida? ¿Qué es para ti el contentamiento? Piensa en un momento en el que te sentiste satisfecho. ¿Cómo se sintió esto?

Una vez que haya obtenido su respuesta interna a la satisfacción, es posible que desee seguir estas sugerencias simples para comenzar el camino hacia el cultivo de la satisfacción, puede ser una idea desarrollar algunas propias, basadas en su propio descubrimiento personal.

Escalones para la satisfacción

Desarrollar una actitud de gratitud.

Gratitud es más que decir gracias, es desarrollar un profundo aprecio por la vida y el mundo que te rodea. Es mirar la vida con una apreciación positiva, considerando lo que tienes en lugar de lo que te gustaría. Comprométete a practicar la gratitud. Cada día identifique al menos una cosa que enriquece su vida, reconozca regularmente el sentimiento de gratitud cuando surja.

Vivir el momento

No posponga la felicidad esperando un día en que su vida esté menos ocupada o menos estresante. Ese día puede que nunca llegue. Vive ahora. Disfruta de los pequeños placeres de la vida. Si te cuesta ver esos placeres, créalos. Implora un acto diario de algo que disfrutes, esto debería ser algo que no tengas que hacer, en lugar de eso, establece una intención diaria de algo que deseas hacer. Esto podría ser tan pequeño o extravagante como quieras. La única estipulación es hacerlo regularmente.

Deja ir la necesidad de controlar

Reconoce lo que puedes o no puedes controlar. Pronto descubrirá que es muy poco lo que podemos controlar en la vida. Por supuesto, podemos preocuparnos por los contribuyentes externos, sin embargo, es poco lo que podemos hacer para controlarlos. Lo que podemos controlar son nuestras reacciones y acciones. Trabaja en tus propias reacciones, el resto funcionará.

Estar contento no significa que no desees más o desees vivir una vida más plena, simplemente significa que estás agradecido por la vida tal como es ahora y paciente por lo que está por venir. Vive el presente, aprende a menudo, ríe más y ama mucho, sigue estos pasos, cree en ti mismo y estarás a mitad de camino.

Comparte este articulo con un amigo

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.