9 consejos para ayudar a su hijo adolescente a conciliar el sueño por la noche

Los adolescentes necesitan alrededor de ocho a 10 horas de sueño cada noche, pero pocos obtienen ni siquiera el mínimo. Entonces, aunque este es el momento de la vida en el que más necesitan dormir, simplemente no están durmiendo lo suficiente.

¿Cuáles son los efectos de la falta de sueño?

La falta de sueño tiene un impacto real en nuestra salud mental y bienestar. Nos vuelve más irritables y baja nuestro estado de ánimo, lo que dificulta el manejo de los altibajos de la vida. También hace que sea más difícil regular nuestras emociones, lo que, a su vez, aumenta la probabilidad de conflicto. Los ritmos circadianos son el reloj interno de nuestro cuerpo, se ejecuta cada 24 horas aproximadamente y la interrupción de este ritmo puede provocar un aumento de la agresión.

A medida que sus cerebros maduran durante la pubertad, sus hijos preadolescentes y adolescentes pueden permanecer despiertos por más tiempo. Su reloj corporal cambia, haciéndolos más propensos a quedarse despiertos hasta tarde. Cuando agrega esto a su necesidad de conexión con sus compañeros, no es de extrañar que no estén durmiendo. Sentir la necesidad de estar accesible para sus amigos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, además del miedo a perderse algo, conduce a una revisión y un uso constantes de las redes sociales.

La noche es cuando todos somos más propensos a pensar demasiado en lo que sucedió durante el día. Esto es aún más prominente en los jóvenes, lo que les da una tendencia a pensar demasiado y preocuparse por la noche. ¿Con qué frecuencia te has encontrado acostado despierto repitiendo algo que dijiste o hiciste, solo para despertarte al día siguiente preguntándote por qué se sentía tan abrumador? Si puede darles espacio durante el día para hablar sobre lo que les preocupa, puede ayudarlos a obtener una perspectiva más realista.

Su adolescente tiene acceso a las redes sociales las 24 horas del día, los 7 días de la semana y necesitará su ayuda para establecer límites a su alrededor. Si tienen un teléfono en su habitación por la noche, ¡lo van a usar!

Sé que la idea de reducir su tiempo frente a la pantalla puede parecer imposible, pero establecer la regla de no tener teléfonos en el dormitorio a la hora de acostarse (esto también se aplica a los adultos) beneficiará a todos.

A medida que crecen, los cambios en la forma en que se ponen al día con amigos, chatean en línea y fiestas significan quedarse despiertos hasta tarde. Esto puede dificultarles pasar de ser prácticamente nocturnos durante los fines de semana y días festivos y luego tener que estar despiertos los días de semana para ir a la escuela o la universidad. He hablado con tantos padres y jóvenes que apenas vieron la luz del día sobre los cierres y esto tuvo un gran impacto en su salud mental.

Realmente vale la pena que se tome un tiempo para asegurarse de salvaguardar el sueño de su hijo adolescente.

Sea un modelo de sueño para su hijo, por ejemplo, relájese antes de acostarse, reduzca el tiempo frente a la pantalla antes de acostarse, relájese y controle el estrés, y reduzca el uso de estimulantes como la cafeína antes de acostarse.

Ayúdelos a administrar su propio horario de sueño: guíelos para encontrar sus soluciones y resolver problemas. El apoyo más efectivo viene ayudándolos a crear sus propios hábitos de sueño personalizados, en lugar de imponerles la ley.

Es posible que haya algo de prueba y error mientras descubren lo que funciona mejor para ellos, y es posible que desee hablar con ellos para averiguar una razón que tenga sentido para ellos en cuanto a por qué quieren dormir más. Por ejemplo, dormir mejor hará que la concentración sea mejor, lo que significa que pueden quitarse el trabajo de la escuela y tener más tiempo para socializar. O dormir mejor, lo que significa que es más probable que se vean renovados.

Consejos prácticos para ayudar a dormir

  1. Salir al aire libre y hacer actividad física: la luz natural del día ayuda a nuestro cuerpo a producir la melatonina (la hormona del sueño) que necesita en el momento adecuado para dormir.
  2. Evite la cafeína después de las 3:00 p. m., esto incluye té, café, bebidas energéticas y refrescos de cola.
  3. No duermas durante el día: una siesta extraña de 20 minutos está bien, pero más que eso y dormir por la noche se vuelve más difícil.
  4. Relájese antes de acostarse: lea un libro, tome un baño o una ducha caliente y escuche música.
  5. Trate de acostarse a la misma hora todas las noches.
  6. Su cama es para dormir, quedarse dormido en el sofá no lo es.
  7. Mantenga los dispositivos electrónicos fuera de las habitaciones. Sé que esto se siente como un sueño imposible, especialmente para los adolescentes mayores, ¡pero realmente hará una gran diferencia! Consígueles un despertador antiguo.
  8. Mantén un horario regular para despertarte; esto significa que los fines de semana debes levantarte dentro de las dos horas posteriores a la hora en que se levantarían para ir a la escuela.
  9. ¡Deja que pase el sol! Abra las cortinas: la luz del sol reduce la melatonina y ayuda a despertarse y sentirse alerta.

¿Su problema para dormir les impide funcionar en su vida cotidiana? Si no, no te preocupes demasiado por eso. ¡Recuerde, los jóvenes son brillantemente resistentes! Si es así, es posible que desee consultar a su médico de cabecera.

¡Ser padre de un niño adolescente o casi adolescente es difícil! Hablar con un consejero sobre temas como este puede ayudar a mejorar la comunicación y fortalecer las relaciones tanto dentro como fuera de la familia. Si esto ha resonado contigo, ¿por qué no te pones en contacto para ver cómo puedo ayudarte?

Comparte este articulo con un amigo

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.